Nadie aprende en pellejo ajeno

Experimentar a través de la experiencia de otro… ¡Mala idea!

Sobra decir que la cosa es relativa, depende de cada circunstancia, de cada persona y de lo que se quiera aprender. Pero en materia de BDSM puede no ser tan beneficioso como parece.

Reconozco y admiro profundamente a las personas que por ejemplo practican, conocen y estudian temas como el shibari, el branding, los juegos con fuego y así muchos otros que me parecen sumamente interesantes y dignos de admirar por sus niveles de complejidad o por la cantidad de tiempo y dedicación que requieren, pues no cualquier persona que sea bedesemera llega a tener semejante bagaje o cierto nivel de experiencia en algunos temas específicos.

Y me parece que lo mejor y lo más provechoso sería acudir a una de estas personas para aprender algo que deseemos saber, obtener experiencia al practicar siendo guiados por ese individuo e incluso aprender viéndolo realizar las actividades, pero siempre teniendo la posibilidad de hacer con nuestras propias manos lo que vamos viendo.

Por otro lado podemos decir que “un mar de posibilidades” es una de las tantas carácteristicas que definen al BDSM, se pueden realizar infinidad de prácticas, generar todas las emociones y sensaciones que nos podamos imaginar, adaptar las sesiones según el escenario e intercambiar todo eso una y otra vez, creando cada vez un mundo distinto.

También hay que tener presente que cada individuo siente, vive, experimenta, hace y deshace según como le parezca y como mejor le siente.
Teniendo esos dos factores en cuenta y sabiendo que el BDSM no es una “ciencia” exacta como la matemática, que sencillamente se estudia, se analiza y al final el orden de los factores no altera el producto, pues podremos empezar a pensar que quizás lo más adecuado no sería aprender de las vivencias de otros.

Mejor dicho sería algo asi como que por ejemplo: “pepitasub me contó que su Amo le dio juete hasta el cansancio y le quedaron unas marcas super cheveres y las puso en una foto en fetlife.com y entonces yo creo que eso debe ser tan bacano, se debe sentir que pica, que arde o no, se debe sentir que quema…” Pues resulta que el culo de pepitasub no es igual al mio, no resiste igual, no siente igual y no reacciona ante el mismo estímulo.

Básicamente lo que quiero decir con esto es que yo no puedo pretender experimentar por medio de las experiencias del otro, pues yo no soy el otro.

Paulina San Juan

Cuéntanos tu opinión ;)

%d bloggers like this: