Historia tricolor – Paulina San Juan

“Querida mía
Anhelo que una semana después de haberte tenido en mis manos los moretones se hayan tornado amarillos como el sol.
Espero ver una y otra vez tu rostro azul mientras mis manos ahorcan tu cuello. 
Deseo profundamente que mis manos pinten tu culo de vivos y diversos rojos”
 
Por allá el 3 de mayo de 2011 un tipo grandote con pinta de melómano (Severina) publicaba la primera discusión del grupo BDSM Fetish Colombia en la red social kinky FetLife, grupo que hoy día es una de las grandes plataformas de la escena nacional,  en ese grupo empezarían a conocerse fetichistas de todo el país y poco a poco se le iría dando vida a una comunidad virtual.
Por esa época ya había una Señora en Bogotá que se hizo llamar Ama Claudia, esta mujer aún contra todo pronóstico es la creadora, dueña y señora de uno de los espacios más grandes en latinoamerica dedicado al BDSM, la Corporación que es un orgullo para todo el país, junto a ella un gran grupo de trabajo, entre ellos un Señor con voz de todo menos de Dominante y sus pelos crespos, hablo nada más y nada menos que de Burzmali (para quien no sabe, gracias a él y a otros personajes es que nos vamos a ganar estos premios por las reseñas). 
Él con Linasub le han metido mano a la escena nacional desde dentro de la mazmorra y desde fuera con el portal bdsmcolombia.info que es hoy día el espacio donde están todos los eventos de la escena nacional.
Por otro lado en 2012 Medellin daría el primer paso de los Kinky Munch, una tradición que hoy ya completa 60 ediciones y va por más, por allá en tierras paisas la cosa la movería un peruano, increíble pero cierto, un Señor de metro sesenta y cinco de estatura que se vino corriendo detrás de una diosa morena (hablo por supuesto de Lord Caligula y Didi),  sería junto a ella, Severina y Kanella, gestores de uno de los movimientos más fuertes del país, donde todos hemos sido bien recibidos y hemos pasado excelentes momentos. 
Como la sucursal del cielo no se podía quedar atrás a un tipo llamado Master Gemini se le ocurrió montar un café kinky, y como todo lo bueno no dura, un día desapareció, pero Master Javier agarro ese legado y ha transformado su casa en una mazmorra que lleva por nombre Látigo de fuego (allá es donde se han tomado muchas de las fotos de Caracola y Lickerpussy, que son los que dan tanta lora por el Twitter).
En la costa colombiana Santa Diabla se juntaría con algunos amigos y harían un par de buenos eventos entre cuerdas y arena. 
En medio de todo eso y durante todos estos años la corporación ha celebrado ya 9 convenciones, se le ha metido la ficha a 6 festivales, se han hecho cineforos, bondage picnic en varias ciudades, sabelotodos, concursos, fiestas y mucho más. 
No hace mucho Bucaramanga se iba sumando a los eventos y esperamos que siga creciendo como comunidad. 
Por mi tierra pereirana, desde hace un poco más de un año la Señora Spankct ha estado al frente de los munch con aroma de café.
Y aquí entre nos, me contaron que en Barranquilla desde hace un tiempo se están haciendo tertulias pero aún no lo consolidan bien y por eso no lo hacen público, pero muy pronto seguro estarán en bdsmcolombia.info también. 
En fin, después de hacer un minirecorrido por el territorio nacional puedo decir que gracias a personas decididas, berracas y sin miedo a ser juzgadas, se ha conformado una gran comunidad en este país. 
En un país donde los buses siguen parando donde les da la gana y no se respetan las normas de tránsito, algunas personas se han reunido y organizado para hacer eventos, tertulias y talleres y le han dado forma a una Comunidad sólida y que cada día va creciendo más. 
En un país marcado por la violencia, donde la paz la simboliza una de las guerrillas más sanguinarias que ha existido, los pervertidos nos hemos reunido para azotar nalgas y demostrar que esto no es abuso. 
En un país donde cientos de políticos corruptos se roban cada centavo del patrimonio nacional,  a algunos se les ocurrió que se podían hacer un festival de casi una semana con desfiles, culoquio, fiesta y mucha diversión,  sin que quede ni un peso de ganancia, simplemente por la pasión que se siente por el BDSM.
En un país donde muchos son discriminados, nos hemos juntado los locos y degenerados y hemos dicho vamos a acogerlos a todos, vamos a respetar la diversidad y a apoyar la diferencia. 
En este país somos muchos los que le metemos el pecho, el alma y el culo a sacar adelante un movimiento que arrasa con fuerza y que hoy día empieza a ser reconocido por todos los logros conseguidos. 
Hoy en día nosotros somos BDSM, nosotros somos Colombia. 

One Response to “Historia tricolor – Paulina San Juan

  • Magnífica la forma de contar nuestra historia de sentidos, placeres y búsqueda de espacios. Que sigan más las palabras llenas de vivencias y de marcas en esta tierra que le hace falta excitarse.

Cuéntanos tu opinión ;)

%d bloggers like this: