Cinco consejos de etiqueta virtual

Si quieres saber todo lo que sucede en la escena BDSM colombiana, existen básicamente cuatro espacios virtuales en los que nuestra comunidad tiene presencia notable, de los cuales tres son redes sociales y el cuarto es nuestro queridísimo portal informativo http://bdsmcolombia.info. Los otros tres (Facebook, Mazmorra y Fetlife) necesitan una inscripción y aunque son muy diferentes entre sí, todos requieren crear un perfil con el que puedes interactuar con los demás usuarios del sitio.

1. Lee los perfiles

Entras al sitio, y te maravillas de todas las posibilidades nuevas para tu sexualidad. Ya sabemos que quieres comerte el mundo, es decir, comértelos a todos (alerta de lenguaje inclusivo: “todos” también se refiere a “todas”, “todes” y “todxs”). Ves a ese espécimen perfecto en esa imagen de perfil, y corres a enviarle un mensaje a ver si puedes pescarlo.

Lo más probable es que a continuación te van a bloquear o responder con una piedra en la mano, lo más probable es que pierdas tu oportunidad por no haber leído el perfil.

Hay un montón de información que puede ser útil a la hora de contactar a alguien, por ejemplo: frecuentemente las personas tienen ciertos protocolos. Solo aceptan mensajes de personas que conocen previamente, o dada su relación D/s solo puedes hablarles con permiso de la persona que tienen como dominante por lo que tendrías que contactar a esa persona primero. En otros casos no quieren recibir mensajes de personas con cierto rol o una infinidad de etcéteras que varían con las personas.

Leer puede significar la diferencia entre que te contesten o te bloqueen.

Si sigues leyendo puede que encuentres más información pertinente: si tiene gustos compatibles con los tuyos, si tiene gustos por fuera del BDSM o de la escena local en común contigo (autos, películas, etc.). Y aquí un consejo: puede que tengan fetiches en común, pero eso no quiere decir que tenga algún interés en compartir esos fetiches contigo. Imagina que conoces a alguien en el transporte público y lo primero que le preguntas es “¿te gusta el sexo anal?”. Bofetada segura. Bueno, eso mismo pasa con las interacciones virtuales. Trata primero de conocer al otro como ser humano antes de tratar con el rol que representa.

Mira con qué otras personas interactua, en qué grupos está inscrito, qué comentarios o artículos escribe, qué tan activo está en esa red social. Todas esas cosas te van a dar información contextual sobre esa persona que te interesa y eso te va a permitir acercarte de una manera más productiva.

Y aquí voy a extender esta idea a otro tema: el de los eventos. Quienes publicamos eventos tratamos de poner a disposición toda la información pertinente y necesaria para que los posibles asistentes puedan decidir si están interesados, qué tienen que preparar para asistir (Ropa, compañía, juguetes, etc.), cuánto dinero necesitan para ir. En general, los organizadores estamos más que dispuestos a contestar tus preguntas, aclarar tus dudas, etc. pero puede ser difícil cuando llamas a preguntar por cosas que están disponibles en las redes sociales, en las publicaciones, en los volantes de los eventos; cosas como lugar, precio o ciudad. En general un mínimo esfuerzo en leer te representa beneficios a ti y a los demás. No lo olvides.

2. Escribe mensajes personalizados

El asunto de los mensajes es otro punto importante. Trata de escribir mensajes pertinentes. Si preguntas cosas que están disponibles en un perfil o en la información de un evento, seguro vas a dejar una mala impresión. Y, por favor, por favor, no escribas mensajes genéricos. Si te preguntas por qué nadie te ha contestado, seguro es porque:

a. El destinatario reconoce que tu mensaje es genérico o

b. Ese mensaje genérico que enviaste 20 veces, lo enviaste a personas que seguramente se hablan entre sí.

Es normal en los munch u otros momentos de tertulia de la comunidad escuchar a los asistentes hablar de los mensajes que recibieron de tal o cuál persona, y juzgar de acuerdo a sus impresiones, así que si quieres tener un contacto verdadero y real con personas de la comunidad, tómate el tiempo de escribirle un mensaje a esa persona en particular, después de haber hecho lo que escribí en el punto 1.

3. No fuerces el protocolo

¿Recuerdas cuando dije que era importante tratar primero de conocer al otro como ser humano? Bueno ese es mi tercer punto. Antes del rol y los fetiches está la persona. A menos que salga natural, a menos que el otro claramente especifique el tipo de comportamiento que prefiere al hablar con otros, a menos que estés en un evento en el que las reglas incluyan el protocolo en todo momento, no fuerces el protocolo con alguien que acabas de conocer. “Hola perra” o “A sus pies, mi Ama” son frases que te van a dar malos ratos. Garantizado. Que a tu posible interlocutor le guste la humillación o las palabras soeces no es una invitación a que tú las uses con él o ella. Hasta que no conozcas a la otra persona, hasta que no negocies algún tipo de trato, hasta que no sepas cómo le gusta relacionarse, forzar el protocolo es inadecuado, en general en la comunidad es considerado de mala educación y puede dejar tu imagen y tus posibilidades futuras por el piso.

4.  las imágenes de perfil

La imagen de perfil es la primera impresión de quién eres en el mundo virtual y lo que pongas en esa imagen es lo que los demás van a asumir acerca de ti antes de leer tu perfil. Dependiendo de lo que tu imagen diga, puede que ni siquiera ese tipo de persona que deseas conocer llegue a leer lo que escribiste debajo de esa foto.

Sabemos que te preocupa tu privacidad, pero si quieres tener algún tipo de interacción (o de acción), las imágenes bajadas de la red van a tener el mismo efecto que un mensaje genérico: darás la impresión de que no ofreces nada, no estás realmente interesado o eres alguien sospechoso. Nadie dice que tengas que poner tu cara y otros atributos para que todos los vean, pero es buena idea poner una foto que sea tuya, así sea protegiendo tu privacidad.

Dicho esto, y retomando aquello de que tu foto habla de lo que quieres, estás en todo tu derecho de poner tus atributos en la pantalla para que todos los vean. En ese caso, hazlo si lo que estás buscando son encuentros anónimos fortuitos (y aún así puede ser mala idea), ‘sexting’, o simplemente eres exhibicionista. Si eso es así, hazlo evidente en el texto de tu perfil y no esperes tener éxito con cualquier otro tipo de interacción.

Incluso en el caso de que no te interese conocer a nadie sino solamente buscar sexo anónimo fortuito, ten en cuenta de que en general a tu posible contraparte le interesan más cosas que solo la apariencia de tus genitales (y esto cuenta para cualquier género). Cuando alguien se siente atraído por otra persona, suele ser una colección de cosas que, aunque incluyan los genitales, casi nunca se limita solo a eso.

También hay quienes gustan de ver imágenes de genitales. Mi consejo: deja esas fotos para tu galería de imágenes y deja que tu foto de perfil de una imagen más amplia de lo que eres y lo que tienes para ofrecer.

En general, Algo propio y que sugiera lo que eres y las cosas con las que te identificas, será siempre una buena opción al pensar en qué imágenes subir a tu perfil en línea.

5. Juzga el argumento y no el autor. O mejor aun: no juzgues

La red te da la posibilidad de expresarte sin limitaciones, de construir el personaje que quieres ser según tus fantasías y fetiches. También permite esconderte tras el teclado para opinar sobre los demás.

No hagas eso último.

Las personas escriben para expresar lo que sienten o lo que piensan sobre ciertos temas y se exponen en la red porque en la comunidad BDSM tratamos de crear un espacio seguro y amable para los usuarios, un espacio donde todos nos podamos expresar y hablar sobre nuestros fetiches, no importa cuan extraños sean para ti. Si no estás de acuerdo con una opinión está bien expresar ese desacuerdo, pero haz el esfuerzo de opinar con argumentos y de opinar sobre los argumentos de otro y no sobre quién es, su identidad, sus preferencias o sus características. Quienes trabajamos para hacer comunidad tratamos de que esos espacios virtuales sean espacios de amistad y de colaboración y NO nos interesan los enfrentamientos que son tan comunes en otras redes sociales. Se respetuoso y amigable, y ayuda a promover discusiones interesantes, divertidas y pertinentes. No seas un ‘troll‘.

Bonus track: haz lo que esperas recibir.

Es simple: si ves que te es útil que otros tengan descripciones pertinentes en sus perfiles, ten la cortesía de hacer lo mismo. Si te hablan con respeto, devuelve el mismo tratamiento. Si te interesa alguien porque tiene imágenes sugerentes, divertidas y originales en su perfil, trata de que tus imágenes sean de esa manera que alabas en otros. Si alguien se toma la molestia de hablarte de manera personal, devuelve ese tiempo que el otro gastó contestando en la manera de tus posibilidades de la misma forma. ¿No sabes qué escribir? Puedes comenzar por hablar de la razón por la cual usas tu pseudónimo. Puedes describir el porqué de tus gustos y fetiches, algo de tus expectativas respecto al BDSM o a las relaciones que esperas encontrar en la comunidad. Las posibilidades son muchas y solo hay que tomarse un tiempo corto para ayudar a construir una comunidad virtual que sea segura y pertinente para ti y para todos los otros usuarios. Te prometo que si sigues estos consejos, tu paso por el BDSM en nuestro país será una muy buena experiencia.

Cuéntanos tu opinión ;)

%d bloggers like this: