Así fue el Festival para @CaliCaracola

Hola a todos.

En Bogotá del 16 al 21 de mayo no se sintieron esos 13° de frío habitual, y es que en la ciudad Capital se celebró durante esos días el Festival BDSM/Fetish Colombia 2017 en donde muchas personas con diferentes fetiches y un mismo estilo de vida se congregaron para compartir gustos y fantasías eróticas consensuadas no convencionales. Y cómo no contarles el coctel visual que el evento generó para nosotros, que desde Cali viajamos entusiasmados por participar en él.

Recién llegamos al lugar destinado para el evento principal la calidez de bienvenida de los anfitriones no se hizo esperar, por fin conocíamos a Burzmali y Linasub que siempre atentos nos hicieron sentir como invitados especiales y en familia.

La emoción de conocer más de cerca este maravilloso mundo y la comunidad que participaba en él era para mí algo que erizaba la piel.

Ya adentro del lugar, en un ambiente oscuro y lleno de misticismo había varios estands con juguetes y accesorios de esos que tanto nos gustan, que son extraños y diferentes para la gente del común pero que a quienes estábamos ahí no nos sorprendían. Vimos entonces en el centro de la pista iluminada a Shakur Exu que hacía la presentación de su performance con una modelo delgada y pequeña, muy maleable que se veía sonriente y en trance mientras él la ataba y hacía en su cuerpo amarres al estilo Shibari con una soga, dejando que se notará claramente cómo la admiraba y la exhibía como una preciosa muñeca, la acariciaba sutilmente a medida que la suspendía y se sentía el amor en el aire… sí, ese sentimiento que solo se entiende cuando estás dentro del mundo del BDSM, que no requiere palabras y se demuestra de maneras atípicas.

En el fondo del lugar había un espacio reservado para que los Dominantes hicieran su magia. Me senté por un momento a mirar qué sucedía en el lugar y había una Dómina de aspecto muy imponente disciplinando a su sumiso. A mi lado se encontraban sentados dos Dominantes más mirando la escena. Una Dominante le pasaba a la otra los juguetes con los que disciplinaba, el otro Dominante observaba atentamente mientras se reía de manera perversa en sicronía con los quejidos del sumiso, producto de los latigazos que le infligían. Yo en cambio percibía la escena desde otra posición, en mi mente sentía mucha pena por el sumiso y me impactaba mucho la perversidad con la que los tres Dominantes de la escena se miraban entre ellos con sus ojos de demonios y reían disfrutando la situación. En un momento le dije a mi Dominante lo que sentía hacia el chico, a lo que él no titubeo en responder que ese castigo no era algo gratuito y que seguramente se lo había ganado. Esa fue la primera vez que veía diferentes Dominantes en grupo interactuando de alguna manera en una misma escena.

Habían en el sitio muchas sumisas a quienes sus amos las llevaban con collar y tiraban de ellas por medio de una cadena, eso me producía orgullo y mucha felicidad. Así como cuando sabes que has encontrado tu nicho y te sientes plena de ver y experimentar cosas con personas que te entienden y hacen parte de tu locura sana y consensuada, que no se sorprenden, no te señalan y no te dicen que estás loca.

Y de todos los personajes que pudimos contemplar, aquí menciono algunos que para mí marcaron diferencia: Observamos de lejos a SophiaB, una hermosa kinkster extranjera alta y silente que estaba muy bien arreglada y que dejaba ver en cada detalle de su aspecto el esmero por verse simplemente perfecta. Se paseaba por el lugar sin necesidad de hacer mucho esfuerzo para hacerse notar, su vestuario y su rostro siempre sonriente hacían que inevitablemente le mirara y sintiera gran admiración por ella.

También conocí a Milo y su sumiso, que además de ser excelentes personas, muy atentos y amables, son hombres muy atractivos y que tenían según mi concepto unos de los mejores trajes de la noche. Todo un gusto haber podido conocerlos en rol y fuera de él en el Bondage Picnic del día siguiente.

De todo lo que vi ese día, uno de los personajes (Harvey, supe después que se hacía llamar) que estaba en el evento me causó gran impacto: su indumentaria era muy extraña para mí y visualmente me causaba mucha curiosidad y algo de aprensión. Hizo un show de contorsionismo, su cuerpo parecía de goma, era delgado, estaba sin camisa, con una licra blanca y una máscara que dejaba ver solo sus ojos que por sus lentes de contacto de zombie hacían que su expresión facial fuera fuerte y contundente. Lo recuerdo con sus brazos inmovilizados con indumentaria de cuero.

Apreciamos un show de burlesque lleno de sensualidad y algo diferente a la rudeza que a nivel general se percibía en el ambiente. Ella, Samanta Macana, una mujer voluptuosa con una cara que mostraba mucha ternura hacía una escena que para mí representaba la transformación que la mayoría tenemos desde la vida normal hacia la que vivimos en este mundo. Iniciaba con un vestuario de “niña buena” para después al son de la música terminar transformada en una mujer excitante de medias en vinilo negro, tacones, tangas y pechos al aire bailando sensualmente para su público.

Y fue entonces cuando llego el momento del show de las hermosas gatitas en rol de Pet Play (mascotas) vestidas con sus orejas y colas mostrando a su público su comportamiento felino. Medusa tenía muy bien definido el rol: ronroneaba, se lamía y se exhibía por todo el sitio haciendo posiciones muy bien identificadas de gatita, incluso llegó a tener una pequeña pelea con otra felina que estaba por ahí, lo hacía perfectamente.

El final del evento lo marco una presentación del Señor Burzmali, en donde toda esa dulzura que se percibe de él desaparecía al transcurrir los minutos y dejaba ver el demonio del Dominante sobre su sumisa. Una vez le puso el collar y ya arrodillada, siempre la tomaba del cabello firmemente y la hacia recorrer el lugar al ritmo que él le marcaba, la abofeteaba y la trataba con fuerza lo que para mí era altamente excitante. De repente saca de su bolsillo un taser -¡qué miedo!- y le ofreció al público el placer de interactuar en el show utilizando el aparato eléctrico en ella, se le percibía sádico y fuerte y verlo jugar fue algo muy emocionante, la mejor manera de terminar el evento.

Y fue así que Bogotá y Mayo fueron para nosotros un cóctel de sensaciones llenas de escenarios, roles, vestuarios y personas que como una experiencia BDSM en sociedad fueron de lo mejor.

Por: @La Caracola / @Lickerpussy (Cali, Valle)

Cuéntanos tu opinión ;)

%d bloggers like this: